Saltar categorías
Saltar cursos disponibles

Cursos disponibles

Nos encontramos delante de una de las obras más impresionantes del Nuevo Testamento.  Esta carta, si así se le puede llamar, conscientemente retórica, cuidadosamente construida, aptamente escrita en un griego de calidad y apasionada por Cristo, ofrece un número excepcional de perspectivas que han conformado la cristiandad.[1]

Ahora bien, la carta a los Hebreos sigue siendo un verdadero rompecabezas.  No nos proporciona nada concreto sobre las cuestiones de autor, localidad de composición, circunstancias y destinatarios como lo podría ofrecer cualquiera de las cartas del Nuevo Testamento.  Toda la información que se tiene procede del análisis del mismo texto.  Un texto también particular: si se observa el inicio se tiene la impresión de encontrarse delante de un discurso, más que de una carta; pero si se observa el final, se tiene la impresión contraria. 



[1] Cfr. R.E. Brown, Introducción al Nuevo Testamento.  Cartas y Otros Escritos, Editorial Trotta, Madrid 2002, vol. 2, p. 881.